Páginas vistas en total

abril 02, 2009

la belleza adorna la virtud


Este Retrato de mujer, llamado de Ginebra de Benci es un cuadro atribuido a Leonardo Da Vinci, datado hacia 1474.

. Fue una dama de la clase aristocrática del siglo XV de Florencia de admirada por su excepcional inteligencia por sus contemporáneos florentinos. A Ginebra se la recuerda hoy en día sólo por ser el tema de una de las 17 pinturas atribuidas a Leonardo. Posiblemente en el pasado fuera más grande, habiéndose acortado por la parte inferior..

Podría haber sido hecho con motivo del matrimonio de Ginebra, en 1474, o, dado que ella aparenta más de 17 años, pudo ser un encargo de años posteriores del embajador veneciano Bernardo Bembo que tenía con la dama una amistad platónica. Ginebra tendría treinta años.

En el reverso está representada una guirnalda, con una rama de laurel y otra de palma atada por una cartela en la que pone "VIRTUTEM FORMA DECORAT" (la belleza adorna la virtud). La pintura del reverso podría aludir a la castidad del sentimiento amoroso que Ginebra inspiró.


En el Renacimiento, la belleza externa es sólo un eco de la belleza interior de la amada y ambas constituyen un destello en la tierra de la belleza y la bondad divinas. Exaltando la hermosura visible queda, pues, exaltada asimismo la íntima y oculta. Ello explica que las cualidades espirituales de la dama rara vez aparezcan enunciadas explícitamente. Basta, en todo caso, con poner de manifiesto su honestidad, atributo integrador de todas las virtudes cortesanas, incluida, desde luego, la que le prohíbe acceder a las demandas amorosas del artista



No hay comentarios: