Páginas vistas en total

mayo 21, 2010

La Olympia en Rayuela


"Lionello Venturi, hablando de Manet y su Olympia, señala que Manet prescinde de la naturaleza, la belleza, la acción y las intenciones morales, para concentrarse en la imagen plástica. Así, sin que él lo sepa, está operando como un retorno del arte moderno a la Edad Media. Ésta había entendido el arte como una serie de imágenes, sustituidas durante el Renacimiento y la época moderna por la representación de la realidad. El mismo Venturi ( ¿o es Giulio Carlo Argan?) agrega: 'La ironía de la historia ha querido que en el mismo momento en que la representación de la realidad se volvía objetiva, y por ende fotográfica y mecánica, un brillante parisiense que quería hacer realismo haya sido impulsado por su formidable genio a devolver el arte a su función de creador de imágenes...'"
Morelli añade: "Acostumbrarse a emplear la expresión figura en vez de imagen, para evitar confusiones. Sí, todo coincide. Pero no se trata de una vuelta a la Edad Media ni cosa parecida. Error de postular un tiempo histórico absoluto: Hay tiempos diferentes aunque paralelos. En ese sentido, uno de los tiempos de la llamada Edad Media puede coincidir con uno de los tiempos de la llamada Edad Moderna. Y ese tiempo es el percibido y habitado por pintores y escritores que rehúsan apoyarse en la circunstancia, ser 'modernos' en el sentido en que lo entienden los contemporáneos, lo que no significa que opten por ser anacrónicos; sencillamente están al margen del tiempo superficial de su época, y desde ese otro tiempo donde todo accede a la condición de figura, donde todo vale como signo y no como tema de descripción, intentan una obra que puede parecer ajena o antagónica a su tiempo y a su historia circundantes, y que sin embargo los incluye, los explica, y en último término los orienta hacia una trascendencia en cuyo término está esperando el hombre". 

Julio Cortázar
Rayuela
cap.116

7 comentarios:

El Santi dijo...

COMENTARIO PARTE I
Agarrensén los tolampa, que viene un crestiano entusiasmao con el tema ese de los pintore d'iante.
Ta bien lo que usted puso Don Archimboldo, pero tengo algunas puntualizaciones que hacer, que me van a llevar más metraje de blog que su propio posteo.Desde ya le pido disculpas por abusar de tan prestigioso foro artístico.

Usted sabe que el Cortázar es uno de mis ídolos. Pero esa cita del Venturi no me parece de lo más acertado. Perdóneme el atrevimiento. Porque yo sé que como decía Wimpi, uno no es nadie.

Pero:
"Lionello Venturi, hablando de Manet y su Olympia, señala que Manet prescinde de la naturaleza, la belleza, la acción y las intenciones morales, para concentrarse en la imagen plástica. Así, sin que él lo sepa, está operando como un retorno del arte moderno a la Edad Media.”

Este Venturi, citado por Cortázar, era notoriamente un crítico y un teórico, que no un pintor. Porque eso que dice de Manet se puede decir de cualquier otro gran pintor post-edad media, desde Paolo Uccello hasta Paul Klee.
(claro,hubo un paréntesis antes o contemporáneo con Manet)

Los locos nunca se tragaron la pastilla de la “representación” de la realidad.
Solamente obedecieron a un imperativo social, a una coyuntura cultural y religiosa que los condicionó sólo en apariencia. Pero básicamente siguieron siendo constructores de imágenes, por eso perduró su obra. Todo eso de lo que Venturi dice que Manet prescinde, es de lo que prescinde Tiziano y de lo que prescindió Velázquez, aunque se hiciera el boludo y pareciera que no prescindía. No sé si se entiende. La pintura es como una cebolla. Se lee en capas. Hay una primera capa que es para la gilada. La que dice: “le quedó igualito” o “qué hijos de puta los romanos, como raptaron a la sabinas” o “qué hermoso ese sol y los reflejitos en la pintura “Impresión. Sol naciente” de Monet. Y los tipos trabajan a dos puntas, el que puede ve la telita de afuera y el que puede va pelando la cebolla hasta el corazón.
Cuando los pintores pintores hablan de pintura, hablan de pintura. Nunca hablan de realidad. Hablan y se pelean por lo que ellos creen es la manera más eficiente de crear imágenes. Pero no imágenes de la realidad. Imágenes pictóricas.
Lo que pasó pre-Manet en Francia fue terrible. Toda una historia de la pintura que se había basado en los valores plásticos universales, como diría Torres, tomó forma oficial en la Academia que no era más que un centro de poder cultural y político que transformó el arte en una serie de recetas, en este caso sí con la intención de representar la “realidad” y “la naturaleza, la belleza, la acción y las intenciones morales”. Todo esto coincidente con el famoso disciplinamiento de que habla Barrán, que por supuesto, empezó en Francia antes que aquí. Y ahí se solidificaron los géneros y se tomó de los antiguos lo accesorio, los temas y algunos procedimientos técnicos y se pasaron por las bolas lo esencial, que ni lo sospechaban. En este contexto se entiende que lo de Manet parezca revolucionario, pero el tipo se había pasado mirando y copiando, no la pintura de la Edad media, sino a Goya, a Velázquez, al Greco, es decir, a cuánto gallego heredero de una tradición olvidada encontró por ahí. Y tuvo la sabiduría de ir a mirar a los que estaban en el secreto. Fundamentalmente a Velázquez, por el que tuvo una admiración desmedida, llegando a decir que era el más grande pintor de la historia y de su cuadro “Pablito de Valladolid”, que era la mejor obra de todos los tiempos.

El Santi dijo...

COMENTARIO PARTE II

Y claro, quién era Pablito en la realidad, le importó un carajo a Manet, Manet vio la luz, vio el tono, vio la libertad, vio esa “figura” negra, vio esa factura tan pintura pintura, tan “imagen” y se quedó como idiota. Y se dijo, la cosa va por ahí. Hay que pintar así. Pintando. Y dejarse de historias. El loco fue a mirar para atrás. Pero no tan atrás.

“No para volver a ser lo qne fue, ni para hacer lo que se
hizo es que conviene retroceder: sino para, de nuevo, hallar
la ruta; para reintegrarse a la verdadera. tradición del saber,
la verdadera tradición del Hombre”
JOAQUÍN TORRES GARCÍA


Cuando Manet quería hacer “realismo” no es al realismo que nombra Venturi al que se refería. Es al realismo de la pintura, pintura “real”, a diferencia de la de la Academia, que de tanto querer ser real terminaba siendo irreal y vacía.
Y no es una ironía de la historia, como dice Cortázar que dice Venturi o que dice Argan, es lógico que al nacer la fotografía, la pintura se sintiera liberada de su impuesta función de repetidora visual de la realidad para volverse a sus propios valores, ya sin ataduras.
Como que les dijeron a los burgueses, bueno, ahí tienen a la fotografía para colgar su imagen en las paredes, así que déjense de joder, nosotros vamos a pintar lo que se nos cante. Pero como se había perdido la tradición, había que ir a recuperarla.
Claro, vinieron los impresionistas, que le dieron bastante pelota a Manet y que le presentaron batalla a la fotografía tratando de llevar la representación de la realidad al límite del naturalismo y tratando de atrapar la luz de la forma en que la fotografía aún no podía y en ese camino se volvieron a encontrar con la pintura-pintura, unos sin quererlo, otros queriéndolo y otros como Monet terminaron en un informalismo abstracto, como el de los Nenúfares que yo me pregunto si el tipo sabía lo que estaba haciendo. Probablemente supiera.

Suscribo totalmente la cita de Morelli que hace Cortázar al final y es con otras palabras, una síntesis de los conceptos básicos del pensamiento torresgarciano.

“están al margen del tiempo superficial de su época, y desde ese otro tiempo donde todo accede a la condición de figura, donde todo vale como signo y no como tema de descripción, intentan una obra que puede parecer ajena o antagónica a su tiempo y a su historia circundantes, y que sin embargo los incluye, los explica, y en último término los orienta hacia una trascendencia en cuyo término está esperando el hombre".

Pero Morelli era crítico. Y Cortázar, que era un ávido consumidor y conocedor de pintura, no dejaba de ser siempre un literato, y desde ese lugar veía la pintura. Cortázar tiene un ensayo brillante sobre el tríptico de “La Crucifixión” de Bacon, pero le cuesta mucho salirse de lo literario. Justamente en ese ensayo cita a Bacon, que dice que para esa obra no lo movió una intención dramática sino plástica, pero Cortázar se lo discute, defendiendo su derecho, como espectador, a ver lo que el pintor no quiso ver cuando hacía lo que hacía.

Por eso ahora Don Archimboldo, le pongo unas palabras de un pintor que hablaba en el lenguaje de la pintura, aunque no escribía nada mal.

El Santi dijo...

COMENTARIO PARTE III

AQUÍ ALGO DE TORRES QUE VA EN EL MISMO SENTIDO DE LO DE MORELLI:

“el arte toma su raíz de la vida. No es copiando la realidad, que se hace arte. Es siendo artista. Y este hecho nadie podrá explicarlo. Un hombre dotado para la arquitectura, en Grecia hará un templo griego, en Francia una Catedral, y en el antiguo Perú una pirámide. Y si se quiere, tanto le importará hacer una u otra cosa: porque él, sólo hace arquitectura. Y en esa arquitectura que él hace, estarán esas soluciones inéditas que él encontrará. De manera, que no se crea que es en virtud de tales o cuales ideas dominantes que él hallará el hecho artístico (que radica en eso y no en otra cosa) pues, combinando, midiendo las partes de su obra, entrando en la verdad intrínseca de los materiales; es decir, haciendo de obrero, él encontrará la revelación de algo maravilloso. Y él podrá hallar eso y no otro. Por esto el hecho arte tiene raíces muy hondas y sería en vano querer explicarlo. ¿Quién, delante de tales hechos, podrá hablar de arte moderno o anticuado? Mala vía el que se mete en esos laberintos intelectuales. Porque el artista que hemos dicho, está fuera del tiempo (en cierto modo; ya que es natural que se dé cuenta de cuanto lo rodea) porque justamente, se ajusta al ritmo de lo que es de siempre.”



“…después de Goya, el arte marca un descenso extraordinario; con decir que se echa en brazos de la Academia está dicho todo.
Generalmente, tal arte sensato era admitido por todos, y, así sin sobresaltos, las buenas gentes gustaban de aquella belleza que se les ofrecía. Tal belleza podría sintetizarse en una palabra: naturalismo. ¿Por qué terminó tal encanto? Muchas tentativas contribuyeron a quebrantarlo: se inició, aunque pobremente, un período de ensayos en un sentido de creación. Es el momento de las más heterogéneas tendencias: Dante Rosetti y los demás Prerrafaelistas; Puvis de Chavannes, Odilon Redón, Arnoldo Boecklin, Franz Stuck, etc.; es decir: desplazamiento del aspecto natural para entrar en una concepción ideal. Un primer golpe.”

(Ahí entra Manet, al que Torres no nombra aquí, pero sí en otras lecciones.)

“…con tal simplicidad debiera comenzar un nuevo arte clásico: perfectamente objetivo, sin acento ni intención; impasible. Tal arte, que quizás podría ser frío, al tomarlo un artista ya no lo sería, porque pondría a contribución de él su alma: no un acento ni una intención, pero sí las intuiciones más profundas. Esa simple estructura y el espíritu; la razón universal y el alma."

“hemos querido llevar el arte al plano estético porque, en realidad, es el verdadero plano del arte. Es decir, dar la naturaleza por valores plásticos concretos y no imitativos.”



Qué lo parió Mendieta!!!!
No me le hablen de pintura a este crestiano que dispués no lo para naides!!

archimboldo dijo...

Don Santi.

Mil perdones, pero no he leído mucho a Cortázar.

Pensé, en mi apresurada lectura de un noche de invierno, que Morelli era un personaje más del libro por cuya boca hablaba el autor.
Anoté el número de ese capítulo porque hablaba de arte y algunos otros y pare de contar.
Sus referencias a Torres me emocionan, admiro mucho su pintura.
Le agradezco su dedicación a este humilde blog.
Sería interesante que usted ofreciera a través de un post lo que ha escrito aquí, tendrá más público.
Si pasa un día por este lugar , lo convido a mi improvisado atelier
Como haber plancha, hay, pero es a carbón.
He tenido ciertos inconvenientes por lo que no tengo luz eléctrica.

Desde el cyber de mi sobrino nieto le deseo lo mejor.

El Santi dijo...

Pero no Don Archimboldo, en mi blog no, yo le quiero masacrar las pelotas a usted solo.
Sus post actúan como un disparador de mi escritorragia Torresanciana.
No sé si usté tiene plancha. Yo sí, en mi barrio tengo planchas pa regalar.
Y bueno, todos esos señores que nombra Don Julio eran gente de verdad mismo, críticos del SXIX, sí señor, no inventó a ninguno, y lo que es peor, se los leyó a todos.

El Santi dijo...

Bueno, el Morelli no, lo inventó él, pero eso que dice en Rayuela, seguro se lo afanó a un crítico palabaras testuale.
Los otros tipos los va a encontrar a todos en Wikipedia.

Justamente ando leyendo "El crítico como artista" de Wilde.
No sabe lo qué es eso. No tiene desperdicio.
Tiene que ver justamente con estos asuntos tratados por Don Julio, por su Morelli, por Venturi, por Torres y por tutti cuanti.

el archi dijo...

Mala vía el que se mete en los laberintos del Santi, este viejo andaba planeando seguir con las mujeres pintadas del Barroco, pero lo pone un poco nervioso lo que dirá Don Torres de Rembrandt y afines.

Hablando de críticos, acá en este bendito balneario los muchachos de la barra callejera opinan que el que tiene pata dura pal fóbal, se mete a juez.

Tenga usted buen día y buena noche, mi estimado.